El Valle Encantado

DOURO, PORTUGAL

agosto 17, 2017.root.0 Likes.0 Comments

Septiembre es época de vendimia, y uno de los rincones de mundo donde puede disfrutarse mejor esta actividad es, sin duda, el valle encantado del Douro.

En estos días el valle reluce con todo su verdor. El verano disfruta ya de sus últimos días de esplendor. El sol ya no brilla como antaño. El paisaje parece entumecerse como la uva dorada. Las laderas del gran río rezuman de sarmientos, donde brotan hojas y racimos de fruta madura. Los aparejos para la recolecta están preparados. Las quintas hierven de actividad. Al fondo, en el horizonte, el océano se intuye, se huele, se percibe. El norte de Portugal está muy hermoso.

 

Bodegas, catas y vendimias

A una hora y poco más del aeropuerto de Oporto se encuentra una atalaya desde donde disfrutar de este espectáculo. Es el Six Sense Douro, un espléndido alojamiento que se convierte en el campamento-base ideal para vivir esta experiencia. El hotel ofrece setenta apartamentos, amplias habitaciones y suites y un restaurante privado con una gran chimenea, lo que en esta época del año permite un ambiente muy agradable. Una Infinity pool con vistas al gran Douro invita a la tentación.

Una vez instalados , y no muy lejos de allí, vale la pena visitar la Quinta do Tedo con una extraordinaria bodega, y una inmensidad de viñas a su alrededor. En los días de recogida de la uva,  la quinta tiene preparadas diversas actividades para el visitante, con el fin de que éste se sienta protagonista de la vendimia. Las sensaciones no pueden ser mejores al final de la jornada. Para recargar fuerzas, la quinta cuenta con un pequeño restaurante con unas vistas increíbles sobre el pequeño río Tedo, cuando desagua sobre el Duero.

Otra buena propuesta es la Quinta Pacheca, situado a unos cinco minutos del hotel. Es otra gran bodega del valle encantado, donde es posible disfrutar de los sabores de esta tierra. Allí pueden celebrarse catas particulares y…  cenas en privado (no más de 50 personas como máximo) en un escenario, sencillamente, espectacular.

Si, en cambio, lo que se pretende es realizar una actividad de Team building, con nuestro equipo de colaboradores y profesionales, nada mejor que descubrir la Quinta Nova. Te vienen a buscar en un camión al hotel y cuando llegas a la bodega te permiten elaborar tu propio vino -con diferentes variedades-, concebir sus características, diseñar la etiqueta, y hasta encorchar el producto. Una oportunidad única para mostrar el enólogo que todos llevamos escondido dentro.

Para los más aficionados a la historia nada mejor que acercarse a la vecinas estación de ferrocarril de Pinhao y sus curiosos azulejos. Una tradición convertida en arte, en donde una de las más finas artesanías desarrollada por la cultura portuguesa permiten explicar muy gráficamente las costumbres de la región, y su pasión por el vino. En Pinhao vale la pena, también, pasear junto al río o sentirse marinero de agua dulce navegando sobre el mismo. Practicar el cicloturismo por pequeñas y sinuosas carreteras locales  o deleitarse con los buenos restaurantes del país. Y si lo que se quiere es, inevitablemente, paladear una buena cata de vinos del país, hay que acercarse a la vecina Quinta de Bonfim. No hay que olvidar que nos encontramos con el mejor suelo y clima para elaborar el mundialmente famoso vino de Oporto. La ocasión es magnífica.

 

Toda una provocación

El Six Sense Douro es, como contábamos, otra provocación.  Sus modernas instalaciones y una ubicación sensacional en el valle encantado son el entorno perfecto para una gran variedad de sugerencias: rutas de trekking, cruceros por el gran río, talleres de pilates, yoga, alquimia… o pintar azulejos (muy relajante), además de elaborar tus propios cosméticos naturales. Por supuesto, en una tierra de vinos como ésta el hotel se convierte en un excelente escenario para aprender y degustar vinos en diversos cursos y catas que se programan.

El Spa es otro de sus puntos fuertes. 2.600 metros cuadrados permiten contar con excelentes instalaciones: una gran piscina, dos saunas, un baño turco, un gimnasio y once cabinas para un programa de tratamientos excepcional. A destacar la pedicura con vino y el programa sleep with Six senses donde realizan un diagnóstico sobre el sueño.

El Six Sense Douro es un hotel para sentir la profundidad de este valle encantado. Un establecimiento donde pasar unos días de tranquilidad, tras disfrutar del trasiego de la viña y la excitación de la cosecha. Un lugar para soñar con el néctar de los Dioses.

Add comment

.All rights reserved TheArtofTravel .