La última de Filipinas

PALAWAN

abril 29, 2016.Pau Ferrer.9 Likes.0 Comments

Pocos lugares del mundo disfrutan de la particularidad de paisajes vírgenes y de belleza natural como la que ofrece Palawan, en Filipinas. Una isla verde esmeralda, cuatro veces más extensa que Mallorca, rodeada siempre de espectaculares aguas azules y un número inacabable de pequeños cayos, farallones e islotes.

Algunos periodistas, por ello, han llegado a definir esta isla como la última frontera. Quizá exageran. Ya se sabe que la prensa, a veces, es excesivamente desmedida en sus titulares. Pero algo de razón hay en tal opinión.

La isla de Palawan es, sin exagerar, uno de los últimos paraísos que quedan en la Tierra gracias a unos fabulosos paisajes marinos y a sus frondosas junglas. Por ello fue premiada el año pasado como uno de los mejores destinos del mundo por los Traveler’s Reader Choice Awards de la revista Conde Nast.

 

ME OLVIDÉ DE TÍ

A esta isla se llega por avión desde Manila, a una hora de vuelo aproximadamente, o desde Cebú con algo más de tiempo. También está conectada por mar tras más de un día de navegación desde la capital filipina. En las cartas geográficas se sitúa en un extremo del archipiélago filipino, camino ya de Borneo, y por tanto algo de lejos del tráfico del mar de la China.

Su puerta al mundo es Puerto Princesa que conserva aún cierto recuerdo de su pasado colonial español. La ciudad fue llamada con este peculiar nombre en honor de la infanta Eulalia de Borbón, la menor de las tías de Alfonso XIII.

Para los españoles de entonces, la isla de La Paragua -que así era denominada en esa época por asemejarse a un paraguas cerrado- estaba en un extremo lejano de Manila y por ello la colonización de la isla llegó tarde y mal. El olvido hispano de Palawan continuó durante el periodo de dominio norteamericano y con los primeros años de la independencia filipina. Ciertamente, y durante siglos, desde Manila, Palawan siempre fue tierra lejana.

Por ello, el turismo apenas ha llegado a la isla, lo que ha permitido que se conserve su principal riqueza, su espacio natural: Los arrecifes de Tubbataha y el Parque Nacional del Río Subterráneo de Puerto Princesa (ambos Patrimonio de la Humanidad desde 1999); la reserva marina de El Nido; las islas de la bahía de Bacuit; el lago de Corón; los arenales y las playas tropicales diseminadas por la costa norte, casi anónimas…

 

¿UNA ISLA VIRGEN?

En los últimos años, algunos resorts de gran lujo se han instalado en alguno de estos enclaves selectos de Palawan. Ahí está El Nido Resort Lagen Island, el Apulit Island Resort y Amanpulo de la cadena Aman que se han ubicado en las islas de la bahía de Bacuit y la reserva de El Nido. Iniciativas que ganaron recientemente diversos premios por su responsabilidad ambiental.

El lugar es brutalmente salvaje. La belleza sublime. El reinado de la naturaleza, casi absoluto. ¿Tal vez les hayan entrado ganas de ir? Yo de ustedes empezaría a hacer cábalas, y no me demoraría en exceso. No sea que a alguien se le ocurra estropearlo.

 

Add comment

.All rights reserved TheArtofTravel .