Road to Mandalay

LOS SECRETOS DE BIRMANIA

agosto 23, 2016.Pau Ferrer.1 Like.0 Comments

“Me resulta imposible pronunciar ‘Mandalay’ en voz alta sin sentir mariposas en el estómago”  escribió hace casi una década la periodista norteamericana Emma Larkin en sus Historias Secretas de Birmania (Altair, 2008). Y es que unos de los poemas más famosos de Rudyard Kipling, y por ende de la cultura británica, se titula precisamente así: Road to Mandalay. Una oda donde se evocan imágenes de esplendor en el Trópico, e historias de antiguos reinos de Oriente.

Mandalay es, de hecho,  el nombre de una legendaria ciudad del interior de Birmania, que en el pasado acogió la capital de la última de las monarquías de este rincón de Asia, cuando la llegada de los británicos. Por eso se encuentra allí uno de los más importantes santuarios budistas, el templo Mahamuni, y el último palacio construido por la familia real birmana, a mediados del XIX.

Se llega navegando por el río Ayeyarwady, llamado también Irawady, que atraviesa Myanmar –actual nombre de Birmania-  con sus más de dos mil kilómetros de longitud. Una vía de agua surcada antes por las barcazas reales del Imperio Pagan, o los vapores de la Compañía Británica de las Indias Orientales, y en la actualidad por algunos cruceros de lujo que siguen el curso de esas míticas embarcaciones en busca del último secreto de Oriente.

 

PAGODAS Y VIAJES EN GLOBO

Más allá la magia de Mandalay, y el bullicio de la vieja ciudad portuaria de Yangoon (o Rangún, como indican todavía algunos mapas) de donde parten las naves, Myanmar es un delicioso país repleto de pagodas y bosques de bambú. Una tierra donde aún la vida tradicional sigue marcando el paso de los días.

Un lugar del Sudeste Asiático que deslumbra al viajero por los miles de templos de la ciudad de Bagan y la belleza plástica del lago Inlé, a casi novecientos metros de altitud. Sin olvidar la cordialidad del pueblo Inthla;  la infancia del famoso escritor George Orwell y el enigma de las mujeres jirafa, es decir los cuellos largos y engreídos de las mujeres del pueblo Padaung provocados por los adornos de latón en espiral que rodean su pescuezo.

Un viaje al corazón de Asia que en la actualidad puede realizarse a bordo del Orcaella, una nave que admite solo hasta 50 huéspedes -en sus dos suites Balcony, una suite Junior, 13 camarotes State y 9 camarotes Deluxe- o con el Road to Mandalay, que además de ser un homenaje al relato de Kipling, es un crucero que ofrece el mayor de los conforts posibles en mitad de la jungla: camarotes amplios, piscina, zona de fitness, solárium, salón de belleza, boutique, piano bar… y la posibilidad de un impresionante viaje en globo sobre los templos de Bagan. Sin duda dos acogedoras mansiones flotantes donde gozar de bellos atardeceres sobre increíbles campos de arroz.

Aunque para mansiones donde disfrutar de los secretos de Birmania cabría mencionar el Governor’s Residence, una romántica morada de estilo colonial que refleja la época en que esta residencia pertenecía al regidor de los estados del sur de Myanmar, y que hoy es una lujosa propuesta de alojamiento.Sus frescas galerías ventiladas y sus sillones de madera de teca reflejan todo el esplendor de una época pasada, sin obviar todas las comodidades del presente. Como por ejemplo, The Governor’s Oasis, un selecto spa que ofrece una selección de terapias corporales y tratamientos de belleza.

Todo un sueño para unas vacaciones excepcionales mientras se disfruta de una sabrosa taza de té en una habitación con vistas a unos extraordinarias puestas de sol sobre algunos de los paisajes más lindos de Oriente. Desde luego, como no pronunciar Mandalaysin sentir mariposas en el estómago ¿no creen?

www.ferrerysaret.com

Myanmar (Birmania/Burma)

.All rights reserved TheArtofTravel .