Song Saa

LA ISLA PRIVADA DE LOS ENAMORADOS

febrero 27, 2017.Josep Borrell.3 Likes.0 Comments

“Una joya escondida entre aguas color turquesa”. Es lo primero que uno le viene a la cabeza cuando desembarca en esta isla del sur de Camboya, extensión del Parque Nacional de Boutum Sakor. Soong Saa emerge así como un tesoro al descubierto. Un rincón de mundo rodeado de arrecifes y playas de arena blanca, donde paz y bienestar combinan a la perfección con relax y disfrute. Un lugar que bien podría ser esa tierra prometida con la que no dejamos nunca de soñar.

 

La “isla de los enamorados”, que es lo que en realidad significa “song saa” en lengua khmer, atrapa desde el mismo momento en que llegamos a ella. Tal vez como ante un amor a primera vista, uno queda boquiabierto ante este paraíso donde conviven tan armónicamente naturaleza y mano del hombre. Tal vez por ello, la primera de las tentaciones que nos propone esta isla es su medio natural, puro y melódico, donde es tan fácil fundirse. Adaptarse y mezclarse. Fusionarse con la naturaleza.

 

En consecuencia, muchas de las sugerencias de este particular hotel-isla están vinculadas al aire libre: clases de yoga con una profesora balinesa; masajes estilo khemer; actividades marinas, underwater y overwater aprovechando estas aguas tan cristalinas. También los diversos desayunos, almuerzos y cenas que se sirven en distintas localizaciones de la isla, en algunos casos sobre el mismo océano.

 

El personal de esta isla privada guarda esta alhaja como si fuera oro en paño. Todo está decorado con un gusto exquisito y con materiales ecológicos. No hay ostentaciones estridentes ni ornamentos pretenciosos. La suntuosidad no se halla en la pompa ni en la opulencia. Tampoco en el exceso ni en el fasto. Song Saa es puro lujo asiático y esa riqueza solo se encuentra en el matiz de los detalles, el trato de las personas, el placer que ofrece una ducha al aire libre, el pescado servido acabado de pescar.

 

Completan el panorama un sinfín de tratamientos de spa, relatos de aventura y propuestas de diversión. Una isla donde perder el mundo de vista mirando al mar como único horizonte. Explorar en kayak alguno de los manglares cercanos. Practicar senderismo por la selva. Descubrir una cultura, rica en sorpresas,  como la aldea de pescadores de Prek Svay o la vecina isla de Koh Rong.

 

Song Saa es un lugar perfecto para una luna de miel y ambrosía. Un auténtico Edén  en mitad de un espacio natural protegido. Un complejo creado para escapar al paraíso, sin preocupaciones. Un lugar para encontrarse con uno mismo y con los otros, donde comprobar que la felicidad en ocasiones existe. Probablemente, también el mejor colofón a un viaje a las entrañas de Angkor y los misterios de la Indochina más desconocida.

 

www.ferrerysaret.es

Add comment

.All rights reserved TheArtofTravel .